28/09/2013

Las actividades extraescolares que están más de moda

Colaboración La Vanguardia

En los centros concertados y privados de Cataluña, las actividades extraescolares que están más de moda entre los menores de tres y doce años son: cultivar un huerto ecológico y hacer animación en 3D, periodismo de investigación y experimentos científicos

Para Laia Casas, formadora en escuelas privadas y concertadas y en Inteligencia Emocional, Programación Neurolingüística y Comunicación de Equipos Docentes, “son actividades muy creativas, con las que los niños aprenden a trabajar en equipo y se preparan para la vida diaria, ya que son aficiones que pueden practicar durante el fin de semana, con sus padres”.


Según datos de la Fundació Pere Tarrés, que colabora en 35 escuelas de las provincias de Barcelona y Tarragona ofreciendo actividades extraescolares a cerca de 3.200 menores independientemente de la situación económica de sus familias, estas actividades más actuales se suman a otras que siguen teniendo una gran demanda, pero que podrían considerarse como "tradicionales". Estas son el teatro, el circo, la música, el inglés y, por supuesto, las actividades de refuerzo escolar. A la hora de elegir una u otra actividad, Laia Casas, cree que “si el menor tiene algún déficit de aprendizaje, hay que apuntarle a clases extraescolares que le ayuden a superarlo y, mejorar su autoestima, con alguna actividad que le guste y se le dé bien”. En este caso y, si no se dispone de suficientes recursos económicos, la formadora recomienda buscar actividades de tiempo libre gratuitas, como ir en bicicleta o hacer manualidades en casa.

Matemáticas en un entorno on line

En el caso de las matemáticas, que es una de las asignaturas más difíciles de la enseñanza obligatoria, una buena opción es apuntarlos a un concurso de esta materia en el que participan alumnos de primaria y secundaria de distintos departamentos de matemáticas y de ciencias de colegios e institutos de todas las comunidades de España, en un entorno web gestionado por la plataforma tecnológica MATHLEAGUE. Avalada por el propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la actividad se realiza un día a la semana, consta de cinco problemas que suelen resolverse en cincuenta minutos y la liga tiene una final internacional en la Universidad de Stanford. Si se desea más información, la liga tiene su propia web, pero conviene saber que, como actividad extraescolar, ya se imparte dentro de las mismas escuelas, como es el caso del colegio La Farga.

En cuanto a las actividades extraescolares deportivas que, como se sabe, previenen la obesidad de los menores, aumentan su resistencia e incluso mejoran su salud mental y, por lo tanto, su rendimiento académico, Marià Pérez y Cristina Padilla, del equipo de extraescolares de la Fundació Pere Tarrés, aseguran que "están teniendo mucho éxito las relacionadas con el baile, como el hip hop urbano". Entre los adolescentes que buscan modelos a los que imitar, las actividades extraescolares deportivas que están más de moda son: entre las chicas, la natación sincronizada, sobre todo, debido a los éxitos obtenidos por la selección española, según datos del Club Natación Kallipolis, que ofrece clases de esta modalidad a niñas a partir de cinco años que ya compiten en la piscina y son autónomas en el agua. Y, entre los chicos, el ballet, debido al "efecto Billy Elliot", el exitoso musical que narra la historia de un niño que se quiere abrir paso en el mundo del ballet, en lugar de ser boxeador, como se esperaría de un joven nacido en una localidad minera.

La crisis, factor clave a la hora de elegir

La coyuntura económica también afecta los bolsillos de los padres a la hora de matricular a sus hijos en actividades extraescolares, concienciándoles de la importancia de que sus hijos aprendan idiomas, ocupando el inglés el lugar preferente, con un gran auge del chino. Casa Asia ofrece, a través de la Fundació Institut Confuci de Barcelona, el aprendizaje de este idioma y, a pesar de la coyuntura actual, sigue teniendo un buen número de inscritos. Como asegura Yasmin Paricio Burtin, coordinadora de Política, Sociedad y Programas Educativos de Casa Asia, "invertir en educación, idiomas, conocimiento de otras culturas y países es de las mejores inversiones que podemos hacer para el futuro de nuestros hijos; sobre todo, en tiempos de crisis. Además de los beneficios que ya tiene el hecho de aprender una lengua extra desde la infancia, también les abre las puertas a la cultura de otro país, que en el caso de China ha cobrado en el escenario mundial una relevancia importantísima. El dominio del idioma chino y su cultura le abrirá al niño en el futuro puertas en todos los campos".

Todos aquellos padres que deseen que sus hijos aprendan chino en Casa Asia deben tener en cuenta estas consideraciones: pueden apuntar a sus hijos a partir de los cinco o seis años; los cursos tienen una duración de sesenta horas al año, repartidas en una sesión de dos horas a la semana y se recomienda aprender el mandarín estándar, que es de los tres dialectos mayoritarios (mandarín, wu y cantonés) el que más se habla y la lengua vehicular de China. Como asegura la coordinadora de Política, Sociedad y Programas Educativos de Casa Asia "se requiere constancia y horas". En cuanto a los años necesarios para dominar el idioma, "es difícil de determinar, pues dependerá, entre otros, de las capacidades del alumno y de su dedicación, pero se podría hablar de unos diez años". Yasmin Paricio Burtin añade que "algunos expertos y estudios recientes apuntan que los bebés pueden distinguir varias lenguas a los pocos días de nacer y que hasta la pubertad, el aprendizaje de otros idiomas puede alcanzar niveles de bilingüismo. Aprender el idioma no sólo se adquiere en las clases, sino también, con el contacto con la cultura del país, como por ejemplo, la relación con amigos, padres de amigos y cuidadores cuya lengua materna sea el chino, intercambios...".

La crisis, por último, va cambiando la escala de valores de la sociedad y hoy se buscan actividades que motiven a los menores, aumenten su autoestima y, sobre todo, como asegura Laia Casas, “ayuden a los niños a ser mejores personas, a conocer sus emociones y a relacionarse con los demás”. Actualmente, nos hemos desconectado de nuestro propio cuerpo y es importante que los niños de hoy hagan actividades como meditación, técnicas de relajación, visualización oyoga -otra actividad que también está muy de moda entre los niños- porque, como asegura Mamen Duch, directora de YoguiKids, un centro especializado en yoga para niños que también ofrece clases conjuntas para padres e hijos: "Utilizando la imaginación para crear las posturas de yoga fomentamos la elasticidad, la flexibilidad y la coordinación. Y las respiraciones y visualizaciones del yoga ayudan a los niños a relajarse, concentrar y expresar sus emociones. A través del juego se les da herramientas para enfrentarse a las dificultades de la vida". Sin duda, este tipo de actividades son una buena herramienta para luchar y abrirse camino en la vida y quién sabe si también les ayudará a conseguir el éxito profesional del famoso bailarín del musical Billy Elliot.

 

*Artículo escrito por Rosario Santa María, periodista y directora dewww.losvecinosdemareva.com, el blog de unos niños periodistas de Barcelona

Comentarios